Seguidores

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Sentencia de Muerte


No digas que me podre mal, porque lo hare, tus palabras mas que advertencia son proféticas, condenas exageradas por cargos casi “inexistentes”, vislumbras frente a ti los peores males, los desenlaces que a mi opinión ocurren tras una continua, religiosa y nada coherente sucesión de malas decisiones, pero a ti, a ti te basta solo una, para saltarte todo ese tiempo y llegar sin más, a lo malo. Es justo, te parece justo?... No lo creo, porque tienes que pintarme el futuro usando los colorea más tristes?… me obligas a cambiar de ruta, a recriminarte el porqué de tus malos deseos, tras mis “no tan malas acciones”… siempre pensando que estoy a un paso de la catástrofe, que lo malo me rodea y que cualquier movimiento me hará caer. Siempre a diez pasos de distancia, siempre previniendo… Y es la verdad, porque no pasa mucho tiempo para que… para que tus palabras se vuelvan hechos, que mala suerte la mía, que sorda que he sido… Si al final de cuentas eres tú, la que siempre desea lo mejor, sin perder la oportunidad se desearme sin querer lo peor… GRACIAS MAMÁ…
PD: LAS ADVERTENCIAS DE LAS MADRES SON COMO SENTENCIAS DE “MUERTE”. Quien no oye consejos (de madre) no llega a viejo.

4 comentarios:

María Ramírez González dijo...

¡Hola! Que razón llevas, las palabras de las madres son siempre ciertas y es meejor escucharlas bien eh!
Soy nueva en tu blog y me gustó muchisimo.
Sobre todo la de Lo inevitable, esa entrada me ha encantado! Ya te sigo^^
Te espero en mi blog, soy escritora y me gustaría tener opiniones en poco tiempo comenzare a subir una novela... Te lo dejo:)
http://amormasalladelaunicidad.blogspot.com/

Helen dijo...

Las madres son, lejos, las mujeres más sabias en nuestra vida.
Hey! gracias por visitar mi espacio.
Nos estaremos leyendo :)

Nel dijo...

es tan real,nada mejor q una madre para saber lo q nos conviene aunque querramos hacer oidos sordos i solo cuando somos madres comprendemos...linda entrada!! besitos

Popenstein dijo...

yo los echo mucho de menos, esos consejos