Seguidores

martes, 14 de febrero de 2012

El mejor amigo


Soy de las personas que miran hacia un lado y lo digo con vergüenza... 
Recuerdo hace unos meses... había un perro por mi casa, que parecía estar muy enfermo... (lo que voy a contar va a convertirme en una mala persona, cosa que siempre lo he sabido, pero tengo que confesarlo aun así)… como decía, el perro parecía enfermo, estaba en un parque, echado, lo vi y pase de largo, pensando, en que alguien más lo ayudaría, porque yo no tenía tiempo… cerca de donde se encontraba había una veterinaria, así que creí que alguien lo haría, y me olvide de el... una semana después volví a pasar por aquel parque, y no estaba, pero, al parecer había cruzado la calle y lo encontré en la acera, echado en la puerta de una casa, junto a un tacho con agua, al pasar lo mire, parecía dormido, pero se movió al escucharme, así que levanto la cabeza... y me obsequio la mirada más tierna, indefensa, dulce, vulnerable, triste, que jamás creo que volveré a ver... me impacto, pero yo seguí mi camino... todo el día me quede pensando en el... pero no regrese y aquella fue la última vez que lo vi... la semana siguiente ya no estaba... No sé que habrá pasado con él y creo que nunca lo sabré... Hoy lo he recordado… por las circunstancias que me envuelven y por otras razones que prefiero no decir… ¿Y si hubiera regresado por él? tal vez en este momento estuviera aquí, echado al lado mío, dormido, haciéndome compañía, quien sabe... Los animales son mejores personas que las personas... 
Tal vez él, no me habría abandonado en mi lugar..... Estoy segura.


El mejor amigo del hombre, dicen… Un amigo al que he fallado entonces.

PD: esto surgió como un comentario a raíz de la entrada de heidy Veintimilla del blog http://gahv.blogspot.com/, Más que un compañero, un FIEL amigo… lo modifique un poco, porque creo importante compartirlo. Tal vez hoy hubiera tenido un amigo mas, a quien desearle un feliz día

2 comentarios:

Aquamarine dijo...

Hace ya más de doce años yo jugaba con mis amigas cuando vimos que otras niñas aun más pequeñas que nosotras le tiraron una piedra muy grande a un cachorrito rosa de no más de dos meses de vida, la piedra era más grande que él...le pegaron y el animalito salió corriendo para mi casa que esta resguardada por muchas plantas, corrí a verlo pero no lo encontré por ninguna parte. Ese día estuve afuera hasta tarde, era un día de lluvia y lo pasé en la casa de una amiga, cuando volví a la noche encontré al perrito temblando en la puerta de mi casa. No tenía pelo porque estaba todo sarnoso. Yo sabía que mi mamá no iba a querer cuidar un perrito pero le dí algo de comer igual. Más tarde llegó mi hermano mayor de la secundaria y se quejó porque le habíamos dejado poca comida preparada, le dije que si quería se la podía dar al perrito que estaba frente a la puerta, ¿qué perro? me dijo, -Hay un perro al lado de la puerta, no lo viste? le conteste...abrió la puerta y lo vio; buscó leche y le dio una milanesa. Yo busque un trapito seco para que pueda acostarse y despues me fui a dormir. Al otro día mi mamá se quejaba porque había un perrito chiquito que no se alejaba de la puerta a pesar que ella lo echaba con la escoba, yo no dije nada. Con mis amigas empezamos a alimentarlo a escondidas y el cachorrito empezó a engordar pero no le crecía nada de pelo. Yo lo pinchaba con un palito en forma de hoz y le medía la panza. Como siempre estábamos con el perrito mi mamá llamó a un veterinario para que lo cure y al ser un perro sin dueño, el veterinario cobró la mitad. Al poco tiempo comenzó a crecerle pelo y pudimos ver que tenía el pelo blanco con manchas negras y hasta el día de hoy "Nito" vive en el frente de mi casa y le damos de comer. No puedo decir que soy su dueña, siempre fue libre y nunca le gustó estar encerrado en una casa, pero me considero una gran amiga y sobre todo me considero muy afortunada por encontrar un amigo así, de manera tan inesperada...

Entiendo como te sentís Lola, quizás no lo vuelvas a ver a él, pero ya sabés que hacer si te vuelve a pasar lo mismo, te dejó una lección inolvidable con solo una mirada...

Flopi dijo...

Lola, que triste. Y a veces es así, ignoramos algo porque 'alguien le va prestar atención' me pasó mil veces y resulta que nadie ayudó, que yo era la persona que tenía que hacerlo y no lo hice. Pero uno que sabe, a veces estamos tan metido en nuestros temas que nos olvidamos de mirar aquello que nos necesita más. Son cosas que pasan, sin mala intención. No por eso sos mala persona, quizás y de seguro ésto va hacerte valorar muchas cosas y a prestarle atención a otras. En mi ciudad veo miles de perros en ese estado y nunca ayudé alguno, no por falta de tiempo ni nada de eso, sinceramente no tengo un por qué. Espero que andes bien y recuerdes siempre a ese perrito que capaz cambio su lugar de estar o alguien lo ayudó a curarse :) la próxima vez, ya sabes que hacer. Te mando un besote enorme! espero que andes bien.